lunes, 5 de diciembre de 2016

Museo de Oriental en Valladolid

Les animo a conocer este museo, por muchos motivos, pero si les gusta la época victoriana tienen piezas muy interesantes.
Lo he visitado por primera vez después de mucho tiempo con las ganas de hacerlo, pero cada vez que íbamos a Valladolid otras cosas nos lo impedían, y por fin pude conocerlo hace unos días.
Fundado en 1874, tiene su sede en el Real Colegio de los PP Agustinos. Las actuales instalaciones fueron inauguradas por los Reyes de España, Juan Carlos y Sofía, el 12 de octubre de 1980.
Es la mejor colección oriental existente en España.Y aunque tiene muchísimas piezas que hacen el recorrido por China, Japón y Filipinas, yo me quedaré únicamente con aquellas que fueron muy cotizadas por la sociedad victoriana del siglo XIX y principios del s. XX.
El s. XVIII fue la edad de oro del abanico, Venían muchos abanicos de oriente a través de la Compañía de las Indias Orientales, desde el puerto de Cantón.
Los abaniqueros europeos protestaban constantemente por estas importaciones, pedían su prohibición, pero no lo consiguieron.
Los abanicos que se importaban eran de baraja, de marfil grabado y calado, que parecían encaje.
Los fabricantes de abanicos europeos trataron de imitar los orientales, utilizando las chinerias y barnices que imitaban las lacas chinas.
En el reinado de Isabel II se volvieron a poner muy de moda los abanicos chinos y japoneses, destacando los llamados de mil caras. Sobre papel se dibujaban escenas de todo tipo, con figuras vestidas con trajes de colores fuertes, jardines exóticos, arquitecturas típicas de aquellos países..etc.
Con varillas de nácar, carey, marfil y madera, lacada o no.
hay dos abanicos de filigrana de plata, realizados por plateros chinos de Cantón, a la que añadían una decoración en esmaltes de vivos colores.
Además de abanicos hacían también estuches, tarjeteros, joyas..., todos ellos muy apreciados en los mercados occidentales.
Hay también muchas fundas de abanicos, Cajas lacadas específicos para este complemento y otras en seda con bordados o lisas.
Espera ver más mantones de Manila, que en realidad no son filipìnos, sino chinos, pero han sido llamados así por venir a través de la Compañía de las Indias Orientales y de nuestra colonia en las islas Filipinas.
Había solamente uno, el que les muestro en la foto. Tal vez porque eran hombres, misioneros franciscanos, para los cuales eran mas interesantes otros objetos para traer, que los mantones de Manila.
 Compensaban con varios trajes de oficiar misa, bordados con la misma técnica que los mantones de Manila.
 Preciosas obras de arte, que no tienen nada que ver con los bordados que en aquel momento tenian las casullas de los sacerdotes europeos.
Me llamó la atención el magnífico costurero de laca, y con todos los accesorios de hueso en su interior.
Fueron muchos los objetos de todo tipo, muebles incluidos, que eran muy valorados por la nobleza y alta sociedad del siglo XIX.
 Como objetos curiosos, y que poco tienen que ver con los gustos europeos de entonces, pero que llamaban mucho la atención, son los zapatos, de los que hay una pequeña colección en el Museo del Oriente. y que se corresponden con las dos últimas fotografias.
Por todo lo anterior, les animo a que si visitan Valladolid, no dejen de ir a ver este museo. Solo les he mostrado una mínima parte de lo que allí pueden encontrar. Lo que he creido está más relacionados con el motivo de este blog, la "sociedad victoriana", el siglo XIX y principios del siglo XX .













domingo, 27 de noviembre de 2016

Zapatos regencia verdes

Les enseño aquí los zapatos que llevé al Palacio de Aranjuez. Para una indumentaria de abrigo de terciopelo verde, y vestido verde.
Realmente son unos zapatos actuales con una pequeña modificación o añadido, ya que por su forma se adaptan muy bien a los zapatos de aquella época.
Si quieren ver algunos modelos de zapatos Regencia o Imperio, pueden hacerlo en esta entrada que publiqué ya hace tiempo.
Como decía por su puntera, forma y altura del tacón, cumplen muy bien con los zapatos de hace dos siglos, así que únicamente le añadí el adorno delantero.
Por tener, tenían hasta el corte lateral, tan típico en aquella época.
Afortunadamente llevaban conmigo unos cuantos años, los había puesto para ropa actual, y un día, de repente, se me encendió la lucecita de que podían usarse para el abrigo de terciopelo verde. Así que al estar ya usados, me resultaron muy cómodos el día de la visita a Aranjuez.
Aquí pueden ver imágenes de zapatos antiguos.






martes, 22 de noviembre de 2016

Visita al Palacio de Aranjuez

Dentro del fin de semana en el que hicimos el baile de gala de regencia había otra actividad para el domingo que resultó también de diez.
Nos dirigimos todos los asistentes a visitar el Palacio de Aranjuez. Con ropas diferentes a las utilizadas en el baile de gala, al menos la mayoría de los asistentes, pues de una u otra forma todos tenemos ya un "fondo de armario" de estilo regencia que nos permite varios cambios.
A pesar de ir el 30 de octubre, la temperatura era casi primaveral. 
Esto nos permitió lucir los trajes mejor, y disfrutar posteriormente de unos paseos por los jardines de los que las fotos dan buena cuenta.
El palacio es precioso, tanto en las estancias interiores, como los jardines. ¡ Qué les voy a contar!
Rodeada de cuatro estupendos caballeros. ¿Quien ha dicho que en las recreaciones hay pocos hombres ?
En esta fotografía se atisba el vestido verde que llevaba debajo del abrigo.
Para la visita nos repartimos en varios grupos, y mientras unos veían unas cosas otros veían otras.
La distribución la hicieron , fundamentalmente en función de los idiomas, pues como ya les dije en la entrada del baile de gala, estábamos participantes de diferentes países: ingleses, rusos, italianos, etc.
Lamentablemente en el interior no es posible hacer fotos, y nosotros seguimos las normas fielmente, por lo que solo les puedo mostrar las fotografías del exterior.
Como hacía un día tan estupendo, los visitantes, al menos en los jardines, eran numerosisimos, y su asombro al encontrarse con tanta gente "disfrazada" hacia que preguntasen si estábamos rodando una película.
No hay cosa que peor siente a un recreacionista que le digan que va "disfrazado". NO. Un recreacionista no se disfraza, se viste. Tratamos de hacer la ropa siguiendo los patrones, las telas, los complementos, la ropa interior y demás, como la que llevaban los hombres y mujeres de la época que recreamos. Así como de imitar comportamientos y otras muchas cosas del momento al que nos trasladamos, aunque solo sea con gestos e indumentaria.
Nos hicimos fotos, no solo entre nosotros, también con todo aquel que nos lo solicitaba, y les aseguro que eran muchísimos.
Comimos después en uno de los restaurantes de la zona. Todo un comedor para nosotros. Disfrutamos de la charla relajada , de los comentarios, conociendo a muchos de los asistentes que nos eran ajenos, y con los que nunca habíamos coincidido. O retomando viejas amistades, que por la distancia, no nos vemos tanto como desearíamos.
Así se nos pasó volando el día. La vuelta era libre, la hacíamos en metro, cada uno cuando quería. Llenamos los vagones modernos de sabor añejo. reímos y nos despedimos de muchos a los que tardaremos tiempo en volver a coincidir...y otros con los que es posible no lo hagamos más, esperemos que sean los menos.
Vuelta al hotel para recoger todo. Unos se volvían a sus lugares de origen el domingo, muchos cogimos puente y lo hicimos el lunes.
En cualquier caso, creo que todos llevamos un dulce sabor de boca. Un fin de semana vivido intensamente y de delicioso recuerdo.
Ya de calle, y "normales", salimos a recorrer Madrid, a cenar, contarnos y seguir saboreando los muchos detalles, anécdotas y curiosidades vividas.
Gracias otra vez a la organizadora y a todas mis compis que me hicieron un sitio en su alojamiento.



Translate