jueves, 9 de noviembre de 2017

Corsé Regencia

Llevaba mucho tiempo queriendo tener un buen corsé de estilo Regencia. Pero mis conocimientos costuriles no dan para tanto.
Una de las personas que mejor los hacen es una profesional de la aguja, Mari Sol, que vive lejos de mi. En otra provincia.
En distintas ocasiones me había tomado medidas. Cuando coincidíamos en eventos de recreación, pero como después no me acercaba a su casa para probar, los años iban pasando y no se arreglaba la cosa.
Por motivos profesionales míos, ahora voy cada cierto tiempo, frecuentemente diría yo, a Lugo, así que nada más saber que podía probarme, pedí vez.
Y lo he conseguido, seis u ocho veces después, porque M Sol es muy minuciosa con sus cosas. Ya tengo mi corsé.
Me preguntó que modelo me gustaba y le mandé varios, para que ella escogiera o hiciese una mezcla.
Interior
Confío totalmente en su gusto y buen hacer para estas cosas.
Va encordonado, y en la parte central delantera, lleva una tabla de arriba a abajo, que se puede sacar y quitar, para cuando es necesario lavarlo.
Los tirantes son ajustables, y gracias a los lazos se pueden subir o bajar. igual que con las cintas traseras, para ajustar y muy largas, de forma que se pueden atar atrás o delante, para que sea más sencillo quitarlo y ponerlo, sin necesidad de ayuda.
Los corsés marcan la diferencia totalmente al llevar puesto un vestido. Cambian la silueta, y es fundamental para una buena recreación.
Lo que no se vé, es tan importante como lo que se ve.
Es en algodón, y tanto las telas como la forma definitiva y acabado, todo es obra de Mari Sol. Cuando uno se pone en manos de una buena profesional, hay que dejar hacer.
Y ahora les pondré algunos de los modelos que nos sirvieron de inspiración.
Creo que mi corsé no tiene nada que envidiar a todos estos que les pongo, de museos.
En estos se aprecia muy bien donde va la tabla interior que llevan todos ellos, y que en el mio por ser nuevo, no se nota tanto.
Los tirantes delde abajo son muy parecidos a los que tiene mi corsé. Estoy encantada con él.





miércoles, 8 de noviembre de 2017

Fin de semana Regencia en Sevilla I

Al asistir al Baile de Gala en Sevilla, lo ampliamos a todo el fin de semana. Había actividades desde el viernes por la mañana.
Nosotras llegamos el viernes a medio día. Y nos incorporamos al grupo por la tarde.
Capota con plumas y otros adornos
Las fotos son de un fotógrafo que teníamos a nuestra disposición, Curro Moreno-Aurioles, estupendo profesional.
Solo pretendo que vean distintos modelos usados por los asistentes. Supongo que los seguidores del blog lo que desean es ver imágenes de ropa victoriana, en este caso de época Regencia, tanto femenina, como masculina, de los detalles, de los complementos.
Todo organizado por Maria de Melo Colección, atelier que dirige Inma Cedeño, y que hace ropa para todas las épocas de recreación, y que trabaja tanto para compañías de teatro, balet, como para personas particulares.
Por la mañana se hizo un crucero por el Guadalquivir, y una visita al Archivo de Indias y Casa de la Contratación, que en mi caso, me lo perdí.
Por la tarde, comenzábamos con un té-café en el Hotel Alfonso XIII
Posteriormente paseamos por El Parque de Mª Luisa.
La visita al Museo de Artes y costumbres resultó muy interesante por las piezas que allí vimos.
Como pueden ver por las fotos, no faltaba un detalle a los participantes. Desde los bonetes, turbantes, peinados, sombrillas y bolsitos, a los trajes.
Y de los caballeros se puede decir otro tanto. 
Sus chisteras, levitas, trajes militares, trajes de calle, guantes, gafas de sol, todo escogido con mimo, luciendo bajo el sol de Sevilla.
El buen humor reinó constantemente. Creo que todos fuimos con nuestros mejores deseos y mejor predisposición para disfrutar de la ciudad, de los amigos reencontrados, de los conocidos, del ambiente, de todo. Y al menos por mi parte y los que me rodeaban, lo conseguimos.
Gentes de procedencias muy diferentes, de países distintos, de todas las edades, nos unimos al amparo de una afición común: La recreación de una época.
Algunas pusieron el toque hispano con las mantillas a la cabeza. Cambiaron los bonetes y los turbantes por una prenda que ha quedado como santo y seña de la mujer española.
También por el lado masculino se puso el contrapunto español.
Para la cena un espectáculo flamenco en el Callejón del Embrujo, al que no asistimos.
Y para finalizar el día una visita nocturna al barrio de Santa Cruz.
Espero que con esto se hayan hecho una pequeña idea de nuestro primer día en Sevilla, del buen humor y la camaradería que reinaba entre todos,

lunes, 6 de noviembre de 2017

Vestido azul Regencia

Para el baile de gala de Sevilla fuí dejando pasar el tiempo y no cosía nada nuevo. Tanto era así que a una semana del evento no había hecho ningún vestido.
Miraba imágenes, las que me gustaban, las guardaba, pero siempre encontraba alguna disculpa para no iniciar ningún proyecto.
Hasta que el fin de semana anterior a la fecha clave, me puse manos a la obra. Buscando en casa entre las numerosas telas que guardo, encontré una que pensé podría ajustarse a un modelo que había ojeado en las pinturas de la época.
Claramente tenía que ser muy sencillo, pues no había tiempo material, y mis conocimientos de costura tampoco dan para mucho, pero básicamente era el tiempo, o mejor dicho, la falta de él, lo que me decidieron por este modelo.
Tenía también en casa varios cordones de perlas blancas, de los que voy comprando " por si acaso", Y con esto en la cabeza, me puse a cortar el patrón, que es un básico que adapto a numerosos modelos de los que he realizado.
La tela imita a un raso arrugado y tiene bastante cuerpo. No lo quería transparente, pues ya tengo varios, .
Pequeños detalles para darle un poco de gracia, sin complicarme demasiado.
Como no tengo a nadie que me pruebe la ropa, es muy difícil hacerla justa, así que opté por cintas interiores que ajustaran con frunces, tanto el cuello como  espalda. Esas cintas blancas se meten al interior y no se ven.
Y para cerrar unas pasamanerías, que al igual que el resto de las cosas del vestido y los complementos, ya tenía por casa. Afortunadamente el color le iba bien, una casualidad, pues las tengo en blanco y en negro, pero podían haber sido verdes y naranjas, o de cualquier otro color...
Como ven, tiene muy pocas cosas en costura, aunque si lleva tiempo coser todas las perlas. Mejor dicho las tiras de perlas, pues es un cordón y no van cosidas una a una.
Me gustó como quedaba.
Los complementos: Una mantilla blanca que me regaló mi madre cuando tenía 18 años.
En el pelo una cinta de perlas distribuida entre los tirabuzones y moño, además de dos grandes plumas blancas, que están dando mucho de sí, pues las he usado también en el traje de titanic que usé en Ribadeo.
Para que no todo fueran perlas, elegí unos pendientes de brillantes, (de bisutería, no creo que haga falta la aclaración), y una gargantilla del mismo tipo.
Guantes que encargué el año pasado en piel blanca, al Atelier Angelica absenta, y que ya utilicé en el Primer Baile de Gala, de Madrid.
Este año no llevé un abanico propiamente dicho. Es una especie de Pay-pay, de plumas de pavo real que compré hace muchos años en la India.
De zapatos, unos que forré con restos de la tela del vestido. 
Lo hice la noche antes de marchar para Sevilla, así que fue algo rápido, pero que resistieron muy bien afortunadamente.
Eran de hace años, y los tenía retirados. Si los llego a buscar para forrarlos, no los encuentro, pero al hacer el cambio de zapatos de verano a invierno, y subir las cajas del sótano a casa, aparecieron con otros, y aproveché para reutilizarlos.
Era la primera vez que usaba zapatos abiertos para una recreación, pero había visto modelos antiguos de las mismas carcterísticas, y no los llevé incómoda. 
Algunos modelos de museos con el talón al descubierto.
Y no todos eran planos. Como pueden ver en la imagen de abajo, algunos llevaban un pequeño tacón como el mio.
Con esto, queda más o menos completo el traje que llevé en el Segundo Baile de Gala Regencia de Sevilla.

Translate